Aperitivo en la terraza

Recibimos el buen tiempo con flores y una decoración muy primaveral

Flores Baobab

Tenemos ganas de primavera. De días soleados y cálidos. De relajados aperitivos en la terraza, con el sol acariciándonos la cara y esa suave brisa que anuncia la llegada del buen tiempo.

Después de semanas de frío y nieve, hoy abandonamos el sofá y la chimenea y nos aventuramos al exterior. Hoy desterramos el invierno. El día es radiante. Celebramos la inminente llegada de la primavera. 

Queremos decorar la terraza en verde y violeta. Vamos a Baobab a comprar lo que necesitamos, y nos aconsejan utilizar romero, menta, muscari y jacintos azules y helleborus blancos. El rincón ha quedado precioso.

Es el turno de los sofás. Hay que cambiar las fundas de invierno por telas claras de algodón, más acordes con la estación que viene. También disponemos algunos plaids para los invitados, por si la temperatura todavía se queda algo corta.

Por último, las copas y el cubo lleno de hielo con el cava. Todo a punto para nuestro aperitivo en la terraza.

 

Cubos de zinc, jarrones de cristal, cuencos de cerámica... Cualquier tipo de recipiente nos va bien para poner las plantas. Nos encanta combinarlos. Si son de diferentes formas, colores y tamaños,  mejor todavía. En Baobab hemos encontrado todo lo que necesitábamos. 

 

Para completar nuestro pequeño jardín particular, nos gusta la idea de añadir a la decoración de la terraza otros elementos presentes en la naturaleza. Se trata de encontrar una armonía plena con la madera de los muebles y los tejidos orgánicos de las telas. Así conseguiremos ese aire campestre y primaveral que buscamos para ambientar nuestro aperitivo. Con unas piedras aquí y allá obtenemos el efecto deseado.

 

En estas imágenes, maceta con muscari y bol con agua, flores de jacinto y hojas de hierbabuena.

Flores Baobab
Flores Baobab
Flores Baobab
Flores Baobab

 

 

Nuestro aperitivo de primavera en pleno invierno ha sido genial, ¡todo un acontecimiento! Hemos tomado una copa de cava con los amigos, hemos picado unos entrantes ligeros y hemos disfrutado del sol y de la brisa. Qué maravillosa sensación, la de percibir que llega el buen tiempo y salir a recibirlo con los brazos abiertos.


Pero es la hora del almuerzo y tenemos que entrar para acabar de preparar la comida. Ahí está Bobby, esperando pacientemente.


Hola, Bobby. ¿Tú también quieres tu plato?

 

Detrás de Bobby, jarrón con un ramo de ramas de almendro y magnolia y pequeñas rosas blancas.

Flores Baobab
Flores Baobab

El almuerzo consiste en un buen caldo acompañado de verduras, huevos y pan. La menta y el romero nos servirán para aromatizar el plato. 

En la gran mesa de madera de la cocina hemos colocado la olla del caldo y todos los demás ingredientes.

 

 

Unos minutos para acabar de prepararlo todo, un último chup-chup del caldo, un poco de menta fresca para decorar los platos y la comida estará lista. Mientras tanto, los amigos ayudan a preparar la mesa en el comedor.


Disponemos servilletas y caminos de mesa de algodón, ideales para nuestra ambientación primaveral. Y en un día como este no podían faltar en la mesa las flores. Hemos escogido helleborus y romero, hemos hecho pequeños ramos y los hemos colocado en unos sencillos jarrones blancos de cerámica. Verde y frescor para nuestro almuerzo.

 

El toque refinado lo ponen la vajilla inglesa y los candelabros blancos y dorados. ¡Nos encanta la mezcla de estilos!

Flores Baobab
Flores Baobab
Flores Baobab
Flores Baobab

 

La tarde avanza y la temperatura baja. Es verdad, todavía estamos en invierno. Los invitados ya se han marchado. Es hora de echar las cortinas, de encender el fuego en la chimenea y de acomodarse en el sofá, con un buen libro, una manta y un té bien caliente.


Sobre la chimenea, unas preciosas bolas de berzelia, unas astas de madera y algunos recipientes metálicos y de cristal con plantas y velas decoran el rincón más cálido del salón.


Ha sido un precioso día de primavera avanzada.

 

 

www.itemsbaobab.com

FOTOGRAFIA: Enrique Menossi

ESTILISMO: Lukasz Masewicz

TEXTO: Marta Martínez Arroyo