Rafael del Castillo

“Me gusta que el cliente se implique en la obra de la casa, así la siente más suya”

Rafael del Castillo

Tiene un pie en cada uno de sus dos hogares: uno en Canarias, donde se encuentran sus orígenes, y otro en Cataluña, donde vive desde hace más de 40 años. Su estudio en Barcelona y su atelier-showroom en Lanzarote son un escaparate de su trabajo y de su peculiar estilo. Rafael del Castillo expone en sus locales muebles, telas, lámparas, joyas, piezas de arte y mucho más. Algunos de estos objetos son diseños propios y otros de primeras marcas de la decoración.

 

Es un interiorista todoterreno: trabaja en toda España, y también en Andorra y en Portugal, y entre sus proyectos figuran viviendas particulares y locales públicos, como hoteles, bares, clubes de jazz, bodegas, restaurantes, gimnasios y tiendas. Y en todos ellos descubrimos algo en común: el toque de rojo. Un color que va muy bien con el carácter de Rafael y que él mismo define como su sello personal. Rojo pasión para un hombre apasionado, no solo del mundo de la decoración, sino sobre todo de la vida.

Rafael del Castillo
Rafael del Castillo
Rafael del Castillo
Rafael del Castillo
Rafael del Castillo

 

-¿Qué cinco palabras te definen?

Noble, creativo, buen amigo, testarudo y profesional en mi trabajo.

-¿Cómo te inspiras? 

Cada proyecto es distinto y esto me motiva para poder diseñar el espacio, sea público o privado. En los públicos, hay que tener en cuenta ciertos conceptos: a qué se va dedicar, cuál es su situación y su emplazamiento...

En los espacios privados todo depende del cliente. Mis proyectos van dirigidos a las personas o familias que van a vivir en la casa. Me gusta que se impliquen en la obra, ya que si participan del proceso la viven desde el principio y la sienten más suya.

-¿Cómo empezó todo?

En el año 1972 vine a estudiar Barcelona y creé con una amiga la empresa Casmo. Diseñábamos objetos y maceteros de espejo. Nos inspirábamos en Londres. Más tarde comencé a diseñar mesas de centro y de comedor en cristal sellado. Alternaba este trabajo con proyectos de decoración, que es realmente mi gran pasión.

En 1982 abrí mi estudio en Rambla de Cataluña y desde aquel momento me dediqué de lleno al interiorismoEn 2009 inauguré el Atelier de Interiores en Lanzarote.

 


 

 

 

 

-¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Pierre Lottier, un excelente decorador francés vivía entonces en Barcelona y me encargaba diseños de mobiliario y complementos, me dijo un día: "Te voy a dar un consejo, viajar es la mejor lección para un decorador. Debes tener los ojos muy abiertos y captar las tendencias que veas para después aplicarlas a tu estilo."

 -¿Qué proyecto recuerdas de una manera especial y por qué?

Tengo varios, pero Tropical -Gavá, 1992- fue muy especial. Un trabajo maravilloso que compartí con la arquitecta Mercedes Badal y el decorador Javier Regás. Actualmente sigue en funcionamiento y se conserva tal cual se diseñó.

-¿Cuál es tu estilo decorativo?

Soy ecléctico y un poco barroco, pero me adapto al gusto de mis clientes.

-¿Cómo debe ser una buena iluminación?

Cálida, acogedora y envolvente.

-Tus materiales preferidos y por qué.

Materiales nobles, madera, piedra, metales… Todos estos se adaptan muy bien a mis trabajos.


Rafael del Castillo
Rafael del Castillo
Rafael del Castillo
Rafael del Castillo
Rafael del Castillo

-¿Qué amas de este estilo de vida y qué cambiarías?

Amo profundamente mi trabajo porque me mantiene vivo y me aporta acción, pero he tenido que cambiar la forma de trabajar para tratar de evitar el estrés que producen las entregas.

-¿Qué proyecto te gustaría realizar?

Me encantaría que me encargaran un hotel con encanto de 20 habitaciones como máximo.

-¿Un sitio web, blog o aplicación que recomiendes?

Recomiendo Pinterest

 -¿Cómo se despide Rafael del Castillo?

Es un honor que muud magazine me haya dado la oportunidad de contar cómo soy y cómo pienso.

 

Fotografías cedidas por Rafael del Castillo.

www.rafaeldelcastillo.com

TEXTO: Marta Martínez Arroyo

 

Rafael del Castillo