Les hamaques

El hotel ideal para desconectar

hotel les hamaques
portada hotel les hamaques
les hamaques detalle

Teníamos ganas de disfrutar de nuestra casa del campo, de la naturaleza, de una vida tranquila. Pero como no somos capaces de estar sin hacer nada decidimos compartirlo con clientes y amigos. nos cuentan Ino y Dominique

 

 

 

 

 

 

 

 

 


salon hotel les hamaques

Llegamos el sábado por la mañana, expectantes e intrigados. Venimos a pasar un fin de semana a este rincón del Empordà, un lugar donde las cosas parecen funcionar de otra manera. Les Hamaques es un secreto bien guardado, transmitido de boca a oreja. No tiene cartel ni timbre, sólo una pequeña puerta que se abre a un mundo lleno de sensaciones.

Se llama Les Hamaques, y no es un hotel clásico ni una casa rural. Los propietarios lo han convertido en un lugar informal e intimista, nos han dicho que ideal para nuestra escapada secreta. Queremos desconectar del trabajo y de la ciudad.

Hace cuatro años, Ino y Dominique transformaron su casa de campo, un antiguo pajar rehabilitado, en lo que hoy es Les Hamaques. Dominique se encargó del proyecto de rehabilitación y diseñó los espacios y gran parte de los muebles. Ino se encargó de la decoración y del estilismo. 

“Siempre pensamos en algo pequeño, que pudiéramos llevar personalmente muy de cerca y con mimo. Por eso sólo tenemos cinco habitaciones”.

 

En la foto, mesa del salón Calder, diseño de Estudio d’Aussy. sillón de diseño nórdico de los años 40 y lámpara de sobremesa de Noguchi.

detalle en el salon del hotel les hamaques

 

Maderas recuperadas, suaves tejidos, tenue iluminación, estudiada sencillez... Elementos esenciales para crear un ambiente cálido y acogedor.

La casa se abre a la luz y al juego de transparencias, como podemos apreciar en el gran arco del salón y en la escalera

salon de les hamaques
escaleras les hamaques

 

La mezcla de estilos que tanto gusta a los propietarios está presente en cada uno de los espacios de Les Hamaques. Vintage, design, brocanter, piezas nuevas, otras viejas, muebles restaurados, recuerdos de viajes y nuevas adquisiciones que día a día van modelando la fisonomía del hotel.

HIvernadero Les Hamaques

 

Estructura de hierro, paredes de cristal y plantas por todas partes. Es el invernadero, un romántico escenario para nuestra cena del sábado.

hivernadero les hamaques
hivernadero detalle les hamaques

La gran mesa de madera y pies de hierro oxidado del invernadero es de recuperación, diseño de Estudio d’Aussy.

 

En la foto de arriba, detalle de copas antiguas sobre una bandeja de estaño grabado y vajilla de Astier de Villate. ¡La mezcla de estilos está servida!

habitacion les hamaques

En la suite Bambú, mesa baja de madera y patas de hierro oxidado de recuperación, de Estudio d’Aussy, y ropa de cama de Merçi

Antigua lámpara de lágrimas de cristal italiana en la suite Bambú

detalle lampara les hamaques
habitación les hamaques

 

En la foto de abajo, mostrador y lámpara antigua de Cul de Sac. Delante, mesa de médula de los años 40. A la derecha, detalle del antiguo espejo Luis XVI y centro hecho por Ino.

habitacion les hamaques
lampara habitacion les hamaques

Arriba, el baño de la suite Bambú, de cemento, madera antigua al natural y detalles de estilo como el gran espejo.

La decoración en Les Hamaques responde a una manera de ser y de vivir, a una filosofía basada en el profundo respeto por la naturaleza. Las telas, la pintura, los materiales, hasta el pan recién horneado, todo es natural o artesanal.

habitación es hamaques
rincon chaise longue les hamaques
mesilla noche

 

El hotel cuenta con cinco habitaciones. Todas tienen salida a la terraza o al patio y todas tienen nombres tremendamente románticos: Acacia, Bambú, Magnolia, Glicina y Buganvilla. Son las flores, plantas y árboles del frondoso jardín de Les Hamaques. Nos explican que la jardinería es una de las grandes pasiones de Dominique, que es también el creador del magnífico invernadero.

Nuestra habitación es la Buganvilla. Aquí, la decoración juega con blancos, grises y morados, tonos neutros y relajantes. Nos espera un fin de semana de calma, serenidad y romanticismo.

La ropa de cama y las mantas son de Coté Bastide, Conrad Shop y Merçi. En la zona de estar de la Buganvilla, mesa antigua industrial, sillón Eames y lámpara diseño de Estudio d’Aussy.

habitación les hamaques
detalle farolillo les hamaques

El invernadero, un lugar luminoso de día que las velas transforman en mágico al anochecer

hivernadero les hamaques
farolillos

Ino y Dominique, los propietarios de Les Hamaques.

www.leshamaques.es

 

FOTOGRAFÍA. Albert Font

ESTILISMO: Ino Coll

TEXTO: Marta Martínez Arroyo