Maïa Radresa

Abanderada de la gastrocerámica

Maïa Radressa

 

 

Vivir nuestras pasiones cada día, incorporarlas a nuestra actividad diaria. Es uno de los objetivos que todos nos planteamos a lo largo de nuestra vida. Maïa Radresa Lemmens lo ha conseguido: su trabajo como ceramista y su debilidad por el mundo de la gastronomía forman parte de su cotidianeidad. Y es que Maïa se dedica a crear esos productos tan especiales que son los platos de cerámica. Piezas de diseño a la vez que artículos prácticos de uso diario, un objeto que puede tener una presencia destacada en todas las cocinas.

Maïa Radresa trabaja codo a codo con cocineros de primera fila y con restaurantes de prestigio para dar a las mejores elaboraciones gastronómicas el soporte que merecen. Sus vajillas, sus centros de mesa y bandejas, sus cocottes, incluso sus farolillos para poner velas, son auténticas obras maestras.

Maïa Radressa
Maïa Radressa

 

 

Define su trabajo como cerámica creativa y pone en cada una de las piezas que elabora toda el alma. La investigación, la innovación, el ensayo, la experimentación constante son su modo de trabajar. Lo suyo es arte, pero también es técnica y es ciencia, nos explica Maïa. Eso, y muchísimas otras cosas interesantes... 

 

-¿Qué cinco palabras te definen? 

Tenacidad, impulsividad, caos, creatividad, pasión.

-¿Cómo empezó todo?

Nací y crecí en un ambiente artístico. A los 17 años me decidí por una disciplina menor, la cerámica, quizás huyendo de la pintura o la escultura por saturación. En la cerámica artística descubrí cómo compaginar ciencia, técnica y creatividad, y eso me apasionó. Mis primeros pasos los di en el taller de Felipe de Cabrera.

-¿Cómo te inspiras? 

Generalmente con mucha documentación e investigación. Esa es la base. A partir de ahí desarrollo ideas mediante dibujos, bocetos, técnicas experimentales, etc.


Maïa Radressa

 

-¿Cómo definirías tu trabajo?

Sobre todo sobrio y elegante. Las tendencias de estilo en vajilla de cerámica y porcelana para gastronomía llevan a unas piezas cada vez más austeras, pero a la vez más prácticas y agradables. Son piezas muy agradecidas que miman la comida, pero también al comensal, que suavizan por ejemplo el roce del cuchillo con el plato, o el golpe de la cuchara. Para mí es muy importante el sonido que genera un plato al contacto con los cubiertos.

-Algún profesional al que admires.

Peggy Guggenheim, por su imprescindible aportación al arte. Sin ella, el desarrollo del arte contemporáneo de la segunda mitad del siglo XX hubiese sido completamente diferente.

-¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Tu carrera profesional es solo una parte de tu vida, pero no toda.

Maïa Radressa
Maïa Radressa

 

 

-¿Qué proyecto recuerdas de manera especial y por qué?

Mi primer encargo importante fue todo un reto. Con 25 años diseñé y fabriqué 30 platos de presentación gigantes en gres para el hotel Mas Salvi de Pals, en Girona.

-¿Cómo es un día normal de trabajo para ti?

Tengo que planificar muy bien la producción de los pedidos, ya que no solo dependo de mi propio trabajo, sino de los tiempos de secado, horneado y enfriado. Según la cantidad, la urgencia o el tipo de encargo, puedo estar trabajando hasta altas horas de la madrugada. Cuando el ritmo baja, dedico más tiempo a crear piezas nuevas o a investigar.

-¿Qué amas de este estilo de vida y qué cambiarías?

El hecho de tener el taller junto a mi casa me permite compaginar muy bien mi trabajo con la vida familiar. También soy una enamorada de la gastronomía, así que el hecho de conocer a grandes cocineros, conectar con ellos y detectar qué es lo que necesitan, desarrollar un proyecto y que les guste no tiene precio. Y sobre todo celebrarlo con una buena copa de vino.


Maïa Radressa

 

-¿En qué estás trabajando ahora? 

Estoy ultimando una estructura especial de porcelana en colaboración con Josep Armenteros para una ponencia que Carlos Gaig realizará en el marco del Fòrum Gastronòmic de Barcelona.

También estoy colaborando con la artista Pepa Poch en la producción de unas piezas espectaculares de vajilla únicas, con porcelana de Limoges, oro y nácares.

-¿Tus próximos proyectos?

Jesús Alcalá, el chef ejecutivo de Asador Guetaria, está a punto de abrir el restaurante Zuria, y allí estaré para lo que necesite.

También tengo intención de abrir mercado en el sur de Francia y en Bruselas.

-¿Para quién te gustaría trabajar? ¿Qué te gustaría crear, si no tuvieses límites? 

Me encantaría que Pascal Barbot me encargara vajilla para L'Astrance, en París.


Maïa Radressa
Maïa Radressa

Si no tuviese límites, me gustaría poder abastecer de vajillas originales y de calidad a todos los buenos restaurantes que, independientemente del precio de su carta, ofrecen cocina de calidad cuidando mucho la presentación y el estilo, y la decoración de la sala. 

-¿Un sitio web/blog o aplicación que recomiendes? 

www.puntogastronomia.com, o la web de la agencia fotográfica Sucré Salé, para estar al día en últimas tendencias de estilismo gastronómico.

-¿Cómo se despide Maïa?

Hasta pronto y muy agradecida a muud magazine por esta entrevista. No puedo despedirme sin mencionar a mi marido, gran consejero y gran apoyo, y a mis dos hijos Gabriel y Águeda, ¡mis grandes alegrías!

 

 

 

www.maiaceramica.es

FOTOGRAFIA: Enrique Menossi

TEXTO: Marta Martínez Arroyo