Saint Tropez
Saint Tropez

El encanto de una casa de pueblo en Saint-Tropez

Rehabilitada y decorada por Eduardo Arruga

Saint Tropez
Saint Tropez

En el número 2 de una de las calles más antiguas de Saint-Tropez, muy cerca de la iglesia del pueblo, nos detenemos ante una puerta que nos resulta especialmente atractiva -foto en la pantalla anterior. 

Quizá lo que nos ha llamado la atención ha sido el sencillo número 2 de hierro en el marco de piedra. O la delicada aldaba en forma de mano que debemos picar contra la puerta para avisar a los habitantes de que tienen visita. ¿Habrá sido el color ocre de la fachada? ¿O las macetas de microcemento, que aportan el contrapunto moderno al conjunto?  

Toc, toc, toc... “¡Ya va!” Alguien baja unas escaleras y una gruesa llave gira al otro lado de la puerta, que se abre de par en par. Adelante, están ustedes en su casa. Qué gente tan hospitalaria, pensamos ofreciéndoles nuestra mejor sonrisa.

Pasamos al salón, y comprobamos que nuestra intuición era correcta. Los muebles, la decoración, los materiales, los techos y los suelos... ¡es una casa realmente especial!

Todas las estancias de la casa confluyen entorno a la escalera central

Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez

l

 

La escalera, las paredes y los techos delatan la avanzada edad de la construcción. Se trata de una antigua casa de pueblo, con una arquitectura muy característica: una planta estrecha y muchos pisos. Son seis alturas en total: en la planta baja se encuentran el comedor y la cocina, en la primera el salón y un baño de cortesía, en la segunda el dormitorio suite, en la tercera dos dormitorios para los invitados, arriba una buhardilla con la habitación de los niños y una sala de juegos y, en el sótano, la bodega.

En el proceso de rehabilitación y decoración, liderado por Eduardo Arruga, se quiso conservar el encanto de las casas de pueblo. Esto se consiguió, entre otras acciones, conservando paredes encaladas y muebles antiguos de madera. Pero también había que modernizar la vivienda, y para ello se combinaron los elementos tradicionales con otros actuales, como los suelos de microcemento, y con algunas piezas de diseño.

Un único color para todas las paredes: piedra claro

Saint Tropez

Las tapicerías de toda la casa están confeccionadas en lino negro

Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez

Pensando en contar todos los escalones, desde el sótano hasta la buhardilla...

Saint Tropez

La escalera es un elemento que cobra suma importancia en esta casa. En una edificación de seis plantas no podía ser de otra manera. Es el eje central que comunica entre ellos todos los espacios, que lleva de estancia en estancia, de las zonas de día a las de noche, de abajo a arriba y de arriba a abajo. Imprescindible e inevitable.

Con la barandilla de obra pintada y el suelo de cemento y madera, la escalera reproduce el estilo predominante en la decoración: conservar el espíritu de la casa de pueblo e incorporar a la vez elementos actuales.

El mismo principio se impone en los baños, donde materiales antiguos y modernos conviven en una cálida armonía.

Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez

 

Un tramo más de escaleras, y los propietarios nos conducen hasta otro de los baños. Con marcos de madera recuperada en los espejos y un imponente lavamanos doble de piedra. Es lo antiguo. Lo moderno son los revestimientos de paredes y suelos, la ducha, la grifería y el estilo decorativo. 

Antiguo conviviendo con moderno, una vez más.

“¿Qué les parece el baño principal?” Sencillo, elegante, con personalidad. Sin duda, un espacio que invita a la relajación. Podríamos pasar largos ratos aquí... Nos quitamos el sombrero ante nuestros anfitriones. ¡Es un baño ideal!

Saint Tropez

Un arco y una barra americana enmarcan el espacio de la cocina


Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez
Saint Tropez

Al limpiar y restaurar el techo, las maderas revelaron un atractivo tono grisáceo

Saint Tropez

El comedor comparte espacio único con la cocina -fotos en la pantalla anterior-, instalada en un hueco que quedaba en un recodo de la escalera. La barra de microcemento por un lado, la barandilla de obra de la escalera por otro y un arco en el techo, también de obra, delimitan perfectamente la cocina, a pesar de que esté completamente abierta tanto al comedor como a la escalera. 

En la zona de comedor tiene una destacada presencia la gran lámpara negra en forma de semicírculo que cuelga sobre la mesa. En toda la casa se han instalado lámparas de diseño. En este caso, el contraste de la pieza con el techo de vigas de madera de roble antigua restauradas resulta un gran acierto.

Los cuadros de artistas contemporáneos, como el que se apoya en la pared junto a la chimenea antigua, y el que está sobre esta, son otro de los elementos de peso. En muchas de las estancias, incluso en zonas de paso, vemos obras impactantes, en algunos casos pinturas y en otros fotografías.

La moqueta, la mesa y los bancos de madera antigua aportan recogimiento y calidez al la bodega

Saint Tropez

Desde el comedor, en la planta baja, nos disponemos a visitar la planta inferior. Bajamos un peldaño tras otro, y descubrimos el sótano, un fantástico refugio abovedado donde los propietarios han instalado su pequeña bodega particular.

La suave temperatura y la tenue iluminación del lugar garantizan la buena conservación de los vinos que aquí se guardan.

“¿Ponemos un vasito?” Por supuesto. Charlaremos tranquilamente y nos explicarán más cosas sobre la casa. La mejor manera de poner punto final a la agradable visita

INTERIORISMO: Eduardo Arruga

FOTOGRAFIA: Jordi Sarrá

TEXTO: Marta Martínez Arroyo

Saint Tropez