Fernando Salas

Diseñador multidisciplinar y artista, nos habla de su extensa obra

Fernando Salas
Fernando Salas
Fernando Salas

 

 

 

Fernando Salas entró en el mundo de la creatividad por accidente. A los catorce años comenzó a trabajar en el estudio MBM (Martorell, Bohigas y Mackay). En esa época Salas vivía en un barrio popular en que que había mucha actividad. Dos mundos distintos que fueron un marco contextualizador para definir su trayectoria, aprendiendo de lo proyectado en el estudio y de la observación de lo cotidiano: del mundo de las cosas.
Músico frustrado, Salas hubiera querido también ser torero, pero los objetos le atraían hasta tal punto que se convirtió en diseñador. A sus alumnos de la escuela Eina les recomendaba olvidarse de la técnica y prestar atención a lo ordinario, observar la materia sin distinguir entre lo urbano y lo rural. 
Nunca se ha visto encasillado: "Cualquier tema que abordara, era un camino sin fin. A los cuarenta años uno está muy lejos de la perfección, pero la pretensión de mejorar es un incentivo muy bueno. Hay que tener vivencias para nutrirse"

 

 

 

 

Salas comenzó a hacer fotografías en La Monumental de Barcelona, actividad que interrumpía solo para poder disfrutar de las corridas.
Al saber que la plaza iba a ser clausurada, retomó su cámara para captar la esencia no solo de la fiesta, sino de la arquitectura del coso, como si se tratara de un templo celtibérico o romano. 
En estas últimas fotografías, influido por su afición a la pintura y a la talla, recreó también los vestidos de torear. Como si trabajase con la gubia, alamares, caireles, castoreños y monas parecen tallados sobre materia, al haber prescindido deliberadamente del color en las imágenes.
Manos, gestos e instantes congelados. "Lights off", es un recorrido desde el toro en el campo, "donde tiene todo su poder, potencia y belleza", hasta la plaza, donde pierde el protagonismo que gana el torero. Invitado en la ganadería del Conde de la Maza, su hija Almudena le recibió para estas fotos del toro en el campo.
Fernando Salas
Fernando Salas
Fernando Salas
Fernando Salas

 

 

 

Fernando Salas presume de muy poco; si acaso, de formar diseñadores sólidos, de ser "muy maestro".  Enseña a no pensar nada que no se pueda realizar, que no hay proyecto demasiado pequeño y que hay que buscar el punto de honradez. A sus becarios, les anima a que miren: el pelo de un animal, la lluvia, el movimiento de un caballo...
Sus proyectos de interiorismo tienen en cuenta la versatilidad: "eso lo hacen muy bien en Vinçon" (una tienda mítica de productos de diseño). 
Salas disfruta con la resolución de los problemas estructurales: no deja un forjado intacto si eso representa una fuente de luz natural. Aporta a un proyecto mucho mas de lo que se le pide, como en el caso de Twenty, de Marithé et François Girbaud, en donde convirtió un sótano oscuro, en un templo urbano con luz cenital que bañaba una pared de piedra y otra azul con un haz que abarcaba la totalidad de la nueva altura. Un regalo que él hizo al proyecto. También disfruta con el trabajo de sus colegas.

 

 

 

 

Fernando Salas piensa que "la fama temprana es sin peso", que "uno tiene que tener vivencias para nutrirse". A pesar de lo cuál, con solo veinticuatro años, la revista inglesa Design presentó su lámpara "Abanico" que fue exhibida con la máquina de escribir Olivetti de Mario Bellini.
Diseñador  multidisciplinar -de producto, de interiores y gráfico- y artista, Salas cuenta con numerosos premios en todas estas disciplinas. El diseño, que le ha interesado mucho, "se ha convertido en una fábrica de hacer mas de lo mismo". 
A pesar de que ningún encargo le parece demasiado pequeño, ha realizado el interiorismo de El Molino de Barcelona y otros espacios complejos para clientes como Vega Sicilia. "En interiorismo, lo primero es reconsiderar el espacio". No se define -sin embargo- como buen empresario, porque nunca ha querido desatender una idea y le gustaría "tener muchos mas años de vida para hacer muchas mas cosas"
Fernando Salas
Fernando Salas
Fernando Salas
Fernando Salas

 

Los proyectos residenciales de Fernando Salas reflejan su filosofía de trabajo: espacios intemporales en los que la luz y el paisaje forman parte del interiorismo. 
Salas Studio está establecido en el antiguo recinto fabril de Palo Alto (Barcelona) desde 1989. Fernando Salas reparte su tiempo entre el estudio, sus clientes, sus clases y conferencias y Peñaflor, en Sevilla, de donde es oriundo y donde suele retirarse con su perro Hansel a pintar.

 

www.salasstudio.com

Lights off, el libro de Fernando Salas se puede encontrar en la librería +Bernat de Barcelona, en Basar 1993 o en el kiosco de La Monumental de Barcelona.

 

 

 

 

 

 

FOTOGRAFÍA: Enrique Menossi www.menossi.eu

REALIZACIÓN Y TEXTO: Nuria Arfa www.nuriaarfa.tumblr.com