Hotel Villa Clementina

Estética modernista actualizada con el diseño más contemporáneo

www.hotelvillaclementina.com

El espectacular sofá Rythme de Roche Bobois, en el salón principal, imita la estética de las antiguas butacas “bis a bis”

Villa Clementina

 

 

 

 

 

 

Un indiano que volvió rico de Cuba. Una casa modernista que mandó construir a finales del siglo XIX. Unos descendientes que, más de un siglo después, deciden recuperar la antigua vivienda unifamiliar, cerrada y deshabitada durante décadas, y reconvertirla en hotel.

El indiano se llamaba Esteban Ancil y uno de los descendientes Fernando Oíza, reconocido arquitecto navarro, que dirigió además el proyecto de rehabilitación e interiorismo. La preciosa casa modernista con aires de palacete es hoy el Hotel Villa Clementina, una edificación rodeada de amplios jardines, muy cercana a Pamplona

El proyecto, tal como decidieron Fernando y sus dos hermanos -los actuales propietarios-, tenía que realizarse atendiendo a una premisa fundamental: preservar la atmósfera de la casa del trastatarabuelo Esteban, salvando todos los elementos originales posibles e instalando un mobiliario contemporáneo que aportase continuidad a la estética de aquellos tiempos, a la vez que la modernizase.

Villa Clementina

Villa Clementina cuenta con nueve estancias privadas. Cada una de ellas es diferente, pero todas tienen algunos elementos en común, como la continuidad entre el espacio de descanso y el de baño, las pequeñas zonas de estar -rincones de lectura, escritorios...- o los grandes ventanales y claraboyas que trasladan hasta el interior de la habitación el espectáculo del paisaje.

La iluminación, al caer la noche, evoca la tenue luz de las antiguas lámparas de aceite propias del s.XIX

Villa Clelmentina
Villa Clementina

Los muebles y los complementos de decoración son de la más alta calidad. Tanto en las estancias, ubicadas en la planta superior, como en las zonas comunes del hotel, en la planta baja, encontramos productos de firmas como Fritz Hansen, USM, Vitra, Roche Bobois, Occhio, Catellani&Smith o Carl Hansen.

Uno de los puntos fuertes del comedor es su increíble luminosidad, conseguida gracias a su acertada orientación

Villa Clementina
Villa Clementina

El comedor, con salida directa a la terraza de desayunos, es la primera de una secuencia de salas y salitas comunicadas entre sí. En el otro extremo de la planta se encuentra el salón principal. Y entre uno y otro, la sala de la siesta, con biblioteca y mueble-bar, una pequeña estancia para recibir y un espacio multidisciplinar con equipos audiovisuales.

El vajillero, en la foto de arriba, es la serie Haller de USM.

Villa Clementina

En los 3.000 m2 de terreno que rodea Villa Clementina se ha realizado una cuidadosa planificación paisajística, con plantas y especies autóctonas que comparten el espacio con balsas de agua de diferentes tamaños. El conjunto se completa con una huerta al estilo británico, junto a la que, al anochecer, se puede cenar o tomar un cóctel.

Villa Clementina
Villa Clementina

Villa Clementina, imponente y seductora, mucho más que un hotel en el que alojarse un fin de semana. Una casa con una historia romántica, la historia de una familia.

www.hotelvillaclementina.com

TEXTO: Marta Martínez Arroyo

FOTOGRAFÍA: Jorge Moreno

ESTILISTA: Itzíar Unzurrunzaga