Samuel Salcedo

 “La inspiración es para mí una combinación de intuición y toma de decisiones”

Samuel Salcedo

Un escultor que trabaja la figuración, “más o menos naturalista” según sus propias palabras. A Samuel Salcedo le gusta experimentar y provocar reacciones en las personas. Y, sin duda alguna, lo consigue.

La evolución de su obra le ha llevado a recrear principalmente figuras humanas -a veces pueden ser cabezas o máscaras-, que parecen pilladas por sorpresa en el preciso instante en que esos seres algo extraños adoptan inquietantes expresiones... ¿Es dolor? ¿Frustración? ¿Miedo? En ocasiones también parece indiferencia o risa.

Su actividad como escultor le absorbe de tal manera que, si no se impusiera unos límites, Samuel podría no hacer nada más. Es lo que pasa cuando te apasiona tu trabajo, en especial cuando lo tuyo es el arte y la creación y cuando tu obra es capaz de remover algo dentro de los que la contemplan.

¿Qué cinco palabras te definen?

Me defino por mi obra.

¿Cómo empezó todo?

Siempre me gustó pintar y dibujar. Después de estudiar la carrera de Bellas Artes estuve varios años peleando para intentar conseguir que mi lenguaje tuviese sentido para mí y para los que lo veían. Con el tiempo, con una mezcla de trabajo, cabezonería y suerte, he conseguido poder producir y enseñar mi obra.

Samuel Salcedo
Samuel Salcedo

 

¿Cómo te inspiras?

Mi proceso creativo se desarrolla casi en exclusiva en mi taller. Sólo sé pensar mientras trabajo. Lo que llaman inspiración sería para mí una combinación de intuición y toma de decisiones.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Cuando empezaba en esto del arte, pregunté a un artista ya consolidado cómo podría vivir de mi obra. Si consigues resistir diez años, me dijo, al final conseguirás empezar a hacer algo. Con veintipocos años me pareció imposible aguantar tanto tiempo sin desesperar. Encontrar la manera de desarrollar la obra y subsistir durante ese tiempo es lo realmente difícil.

¿Qué amas de tu trabajo y qué detestas?

Recuerdo la primera vez que me dieron la posibilidad de producir una escultura en bronce y cómo disfruté del proceso, tan diferente y mágico, de la fundición. Me encanta experimentar.

En cuanto a lo que menos me gusta... En mi trabajo no son muy habituales los encargos, y si los tengo, me parece muy complicado hacérmelos míos.

Samuel Salcedo
Samuel Salcedo

Sus esculturas, a través de una simbología grotesca, muestran un hiperrealismo pasado por el filtro de la sátira y nos hablan de todas esas contradicciones que rodean al ser humano.

 

Abajo, su primera escultura de mujer

Samuel Salcedo

FOTO  realizada por Alejandra Andrés

 

Sus obras,  realizadas con resinas de poliuretano policromado (arriba) o de poliéster con polvo de aluminio (derecha) tienen un realismo impresionante.

Samuel Salcedo

¿Cómo es un día normal de trabajo para ti?

Empiezo a trabajar a las ocho y termino cuando puedo, o cuando me dejan...Tengo una niña pequeña y ya no trabajo algunos domingos. He conseguido incluso tomarme alguna semana de vacaciones.

¿Tus próximos proyectos?

Tengo un par de proyectos de instalaciones de esculturas de gran formato en Berlín y Menorca.

¿Qué te gustaría crear si no tuvieras limites?

Los límites me los pongo yo, y me peleo conmigo mismo para superarlos.

¿Un sitio web, blog o aplicación que recomiendes?

No puedo responder, sólo utilizo el ordenador para el correo, y en el móvil no sé ni hacer fotos...

¿Música de fondo?

Cuando estoy en el estudio y pongo música no la oigo, me concentro tanto trabajando... Pongamos algo de los Specials o de Motörhead muy alto, y que suene por encima del ruido de las máquinas de mi taller.

 

PRODUCCIÓN: Lukasz Masewicz

FOTOS: Enrique Menossi

TEXTO: Marta Martínez Arroyo