Oporto Almacén

Paraíso de los vinos y de la gastronomía porteña

restaurante Oporto

El sillón de cuero del comedor es un diseño de Horacio Gallo

restaurante Oporto

¿Y por qué, te preguntarás, el nombre de Oporto Almacén en un restaurante en Buenos Aires? Pues Oporto, evidentemente, como homenaje a la ciudad portuguesa y a su vino dulce. Y Almacén, porque es justamente eso: un almacén donde se venden productos envasados y especialidades de la casa -a peso o por ración-, además de un restaurante y una vinoteca.

Rodrigo Colombres, experto en vinos, lideró el proyecto desde el principio. El diseñador e interiorista Horacio Gallo se encargó de la decoración del local y optó por la utilización reiterativa de una serie de materiales nobles: los azulejos blancos, tan típicos en el Oporto de Portugal, el hierro negro, el mármol de Carrara blanco, el suelo de listones de madera de Grapia sin cepillar...

En el comedor, delimitado por una carpinteri?a de hierro negro y vidrio, llaman especialmente la atención las sillas, las clásicas Thonet esmaltadas en semimate negro, y el sillón perimetral en cuero graneado color mostaza.

restaurante Oporto

En la cocina, situada tras un mostrador que reedita el del Rest. Miramar de San Cristóbal, se elaboran bajo la supervisión del chef Tomás Di Lello platos clásicos porteños, como el vitel toné o la terrina de carne al oporto.

El comedor y el primer piso, el de los vinos, se comunican visualmente

restaurante Oporto
restaurante Oporto

La escalera de hormigón conduce hacia el primer piso, paraíso de los vinos, donde más de 500 etiquetas de bodegas nacionales llenan las altas estanterías de hierro y madera. Acompaña a la colección de vinos una exquisita selección de aceites de oliva premium, cervezas, copas, decanters y otros artículos relacionados con el mundo de la cata.

restaurante Oporto

Las grandes lámparas colgantes negras están presentes en cada uno de los espacios del Oporto. La iluminación, en cuyo diseño participó Arturo Peruzzotti, se complementa con apliques de pared de cerámica blanca y bombillas vintage.

Todo dispuesto para empezar una cata de vinos locales

restaurante Oporto
restaurante Oporto

Preside el salón de la cava de vinos una amplia mesa comunitaria con capacidad para catorce comensales. La antigua alfombra persa original sobre la que descansa proporciona el toque de calidez necesario en este ambiente.

restaurante Oporto

La fachada también se viste de azulejos. La uniformidad del blanco se complementa con las pinceladas en negro que aportan las juntas entre las baldosas, los toldos de loneta y las mesas y sillas de hierro de la terraza.

En el diseño de la fachada se han seguido las mismas directrices que en el de los interiores

restaurante Oporto
restaurante Oporto

En la azotea, tras el gran cartel OPORTO, se esconde una terraza en la que un asiento de varillas de madera resigue todo el perímetro. Arbustos, mesas y sillas de hierro completan ese aire tan inglés.

Restaurante Oporto-almacén       11 de septiembre, 4152

Barrio Núñez, Buenos Aires

FOTOS: Enrique menossi

ESTILISMO: Sol Van Dorssen

TEXTO: Marta Martínez Arroyo