HOTEL AZULIK

por Marta Martínez Arroyo

Lejos del mundanal ruido

Enmarcado en un idílico

paraje, punto de

intersección entre el mar,

la selva y el cielo, el Hotel

Azulik es el lugar perfecto

para reencontrarse

con la naturaleza

y con la propia identidad

HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK

El mar. Murmullo de olas que van y vienen, la melodía que acunará tus sueños


Hundir los pies en la cálida y fina arena blanca del Mar Caribe, bañarse en aguas tibias de tonalidades esmeralda cualquier día del año o contemplar mar adentro el extraordinario espectáculo del arrecife de coral. Solo hay que bajar la breve escalera que une la cabaña con la playa de Tulum, en la Riviera Maya, para convertir el sueño en realidad. 


HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK

La selva. Majestuosa y exótica, el lugar ideal para cultivar la espiritualidad

 

Escondida entre la espesa vegetación descubrimos la palapa de yoga, un techo de palmas sostenido por troncos. ¿Te imaginas empezar aquí el día con una clase de hatha yoga? La cita es las 8 en punto. El Azulik también ofrece sesiones de reiki con aromaterapia, inmersión en la cultura maya y masajes en el spa holístico.

HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK

Las villas. Vivir en armonía con la naturaleza, alcanzar el equilibrio interior


15 cabañas diseñadas para fundirse con el paisaje. Con una cama king size, una cama colgante para descansar de día, una tina de madera en el interior y una bañera en la terraza. Eso sí, sin luz ni teléfono, para que la desconexión y la integración con la naturaleza sean totales. ¿Crees que podrías...?

HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK

Y el cielo. Limpio y claro. Azul intenso de día. Abrumador y sensual de noche

www.azulik.com

 

FOTO: Albert Font   TEXTO: Marta Martínez Arroyo

HOTEL AZULIK
HOTEL AZULIK
anuncio Dedon